El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Galicia | galicia@elcorreogallego.es  |   RSS - Galicia RSS

Un agosto loco: lluvias torrenciales, miles de rayos y días de frío y calor

Una DANA dejó hasta 150 litros por m2 y 12.564 relámpagos // Las temperaturas oscilaron entre los -1,6 y más de 42 grados

Ruinas del viejo pueblo de
Portomarín, anegado en los
años 60.  - FOTO: Eliseo Trigo
Ruinas del viejo pueblo de Portomarín, anegado en los años 60. - FOTO: Eliseo Trigo

MARÍA MARTÍNEZ SANTIAGO  | 13.09.2017 
A- A+

¿Qué es una DANA? Se lo preguntarán los lectores profanos en cuestiones de Meteorología. Se trata de una Depresión Aislada en Niveles Altos y fue el fenómeno meteorológico que alteró el pulso de nuestra comunidad el mes pasado cuando dejó en Galicia lluvias torrenciales que en muchos casos vinieron acompañadas de aparato eléctrico, como muestran los 12.564 rayos contabilizados en la comunidad entre los días 26 y 28 del pasado mes de agosto.
Además, tal y como se refleja en el informe climatológico mensual de Meteogalicia, las precipitaciones registradas en esos días fueron localmente fuertes y estuvieron, en muchas ocasiones, acompañadas de tormentas y granizo. Las lluvias fueron intensas, con valores que alcanzaron los 150 litros por metro cuadrado en puntos localizados de la comarca de Ourense entre los días 26 y 28 y 19,3 en Santiago, de los cuales 16,3 se registraron en una hora durante la jornada del 28. En definitiva, valores suficientes para determinar el mes de agosto como un período húmedo, de no ser por los bajos índices de precipitaciones registrados en otros puntos de Galicia que dieron como resultado un mes ligeramente seco.
Estas precipitaciones fueron de carácter tormentoso como señalan los más de 12.000 rayos contabilizados en ese período, de los cuales 8.086 se produjeron en la jornada del día 27, convirtiéndose, así, en el cuarto día con el valor más alto desde que se tienen registros. En el informe se destaca, además, que las tormentas vinieron acompañadas ocasionalmente por granizo y pedrazo, con el que se acentuó aún más la inestabilidad.
Estos fenómenos surgieron por una DANA producida por la entrada en contacto de una zona de aire frío en altura con el aire cálido en superficie. Esta situación se originó el día 25 al desplazarse hacia el oeste de la Península Ibérica un conjunto de bajas presiones que arrastró consigo una zona de aire frío en altura.

Entrevista completa en El Correo Gallego (edición papel) y en Orbyt