El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Opinión » Firmas

apuntes

LUIS CARAMÉS VIÉITEZ

Medias verdades, grandes mentiras

14.02.2018 
A- A+

TRANSCRIBAMOS parte de una canción: la mitad de una manzana es una manzana, la mitad de un tren recuerda a un tren, la mitad de una esponja es como una esponja, la mitad de la verdad es ya una mentira. Estamos en tiempo de jueces y presunciones varias, posverdades y otros entretenimientos que distraen al personal. Creo recordar que la tan repetida expresión de que una mentira dicha a menudo acaba pareciendo una verdad incontestable es de Lenin, y así, cada día, puede comprobarse en muchas de las esferas de la convivencia social. “¿Has dicho una media verdad ? –preguntaba Machado–. Dirán que has mentido dos veces si dices la otra mitad”.

La creencia general es que las medias verdades hieren menos, son ajenas a la responsabilidad del que las propala, frente a sus consecuencias. Y, probablemente, nunca como hoy se hace tanta reverencia al respeto, la integridad, la coherencia, la responsabilidad, al tiempo que se toleran aquellas astucias que lo inundan todo de camuflaje táctico o estratégico.

San Agustín, del que dicen que poseía un extremado rigor analítico, y al que se suele conocer, al menos a m me ocurre, por citas varias y escritos salteados, hablaba de algo así como la dimensión estratégica de la mentira, por lo que quizá podría pensarse que esa característica se intensifica en la media verdad. Claro que un cínico diría que, en determinadas circunstancias, la mentira es el más santo de los deberes, cosa que hoy, por ejemplo, a algunos profesionales de la salud, les supone irritantes pruritos morales. Y en el colmo de la confusión, fruto robusto de la posverdad, traeríamos a Churchill para que nos confirmase que más de la mitad de las mentiras que por el mundo circulan, son verdad.

También las verdades se muestran en sí mismas densamente complejas, por lo que cualquier mentira o aquéllas partidas por la mitad, son mucho más simples, con matices escasos. Mark Twain nos comparaba con la luna, con una cara que nadie puede ver, pero las medias verdades están siempre entre cuarto menguante y cuarto creciente. Y con la llegada de las redes sociales, campean ya las fake news, por momentos, virales. Lo titulaba muy bien Carolina Reis, en Expresso: quando a mentira é verdade. Lo dice el proverbio chino: la media verdad es siempre una completa mentira. Con frecuencia, impostura decorada con memeces.

Catedrático de Hacienda Pública